Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

La era barroca se asocia normalmente a una época de gran devoción, un tiempo de procesiones, guerras de religión y, en general, una cierta oscuridad intelectual. Este juicio es una generalización totalmente errónea y bastante injusta. La etapa de la humanidad que Alexandre Koyré denominó Revolución Científica surgió, sin duda, durante el Humanismo renacentista, pero se desarrolló por completo en plena época barroca, desembocando luego en la Ilustración. A menudo nos olvidamos que los hombres del Siglo de las Luces eran, básicamente, hombres del barroco, que se formaron con conocimientos desarrollados en la época barroca. Analizando la Historia de la Ciencia podemos ver que la verdadera primera revolución científica tuvo lugar en pleno barroco.

A continuación, una lista de los 7 científicos más relevantes de la era barroca.

 

7. Antonie van Leeuwenhoek

Jan_Verkolje_-_Antonie_van_Leeuwenhoek

¿Quién era?
Antonie van Leeuwenhoek (1632-1723) era un comerciante holandés de telas nacido en Delft, la ciudad de Vermeer. Nunca fue un científico con formación académica, sino más bien un aficionado, lo que le permitió aportar un punto de vista atrevido y novedoso. A causa de su trabajo con tejidos, se veía obligado a emplear potentes lentes y microscopios básicos para comprobar la calidad del género. Esa experiencia con lentes de aumento fue la base de los importantes avances técnicos que alcanzó.

¿Por qué es importante?
Su curiosidad parecía no tener límites. Desarrolló su propio modelo de microscopio para observaciones y su diseño terminó convirtiéndose en el primer microscopio moderno: con capacidad para más de doscientos aumentos, se llevó a la tumba el secreto de su fabricación. Entre la infinidad de observaciones microscópicas que aportó, en todos los campos – biología, botánica, química, fisiología… – destaca el haber sido el primero en observar los espermatozoides. Los científicos “serios” dudaban de su método, pero eso no les impidió aprovechar sus observaciones. Un aficionado a la ciencia que terminó abriendo todo un campo fundamental como ha sido la observación microscópica.

 

 6. Christiaan Huygens

Christiaan Huygens

¿Quién era?
Huygens (1629-1695) pertenecía a una prominente familia de La Haya. Hijo del poeta y diplomático Constantijn Huygens, la posición económica de su familia le permitió acceder a una esmerada formación académica. Tenía preceptores privados de geometría y mecánica y por su casa pasaba gente como René Descartes y Baruch Spinoza. Con esas visitas, algo se te tiene que pegar… Además, pasó buena parte de su vida viajando por Europa, conociendo a cerebros como Pascal y Leibniz. Con esos mimbres, Huygens lo tenía fácil para ser un genio, a poco que pusiera de su parte. Y puso muchísimo de su parte.

¿Por qué es importante?
Fue uno de los primeros miembros de la Royal Society y de la Académie des sciences, inventó el reloj de péndulo en 1656, resolvió numerosos problemas matemáticos planteados por Pascal y Fermat, fue el pionero en el estudio de las probabilidades matemáticas, corrigió los errores de Descartes en física y se adelantó doscientos años al conocimiento de la óptica enunciando el Principio de Huygens. Pero, por si todo eso fuera poco, fue sobre todo un gran astrónomo: diseñó los primeros grandes telescopios, que le permitieron confirmar que Saturno tiene anillos (Galileo no llegó a verlos con claridad) y descubrió que el planeta era orbitado por un gran satélite, que bautizó como Luna Saturni (Titán). Trabajador incansable, compartió sus conocimientos con la mayoría de grandes científicos de su tiempo en sus abundantes viajes. Con buen criterio, la Agencia Espacial Europea le puso su nombre a la sonda enviada a Titán en 1997 y que aterrizó en su destino el 14 de enero de 2005, en honor de todo el conocimiento que le debemos. ¡Qué menos!

 

5. Blaise Pascal

Pascal_Pajou_Louvre_RF2981

¿Quién era?
Miembro de una familia noble de Auvernia, Pascal vivió una corta pero intensa vida (1623-1662). Sin preocupaciones económicas, se dedicó al estudio y la reflexión científica, hasta que en 1654, tras una dura enfermedad y una profunda experiencia religiosa, decidió dejar los estudios naturales para dedicarse a la filosofía y la teología. No obstante, ya le había dado tiempo a plantear algunas aportaciones cruciales a la ciencia del siglo XVII.

¿Por qué es importante?
Fue uno de los primeros en diseñar una máquina calculadora y se dedicó especialmente a la física, con interés en la hidrostática, motivo por el cual la unidad de presión fue bautizada como Pascal. Cuando le ponen tu nombre a una unidad de medida es que debes ser realmente importante. En matemática, profundizó en el estudio de la cicloide, lo que supuso un avance enorme en el cálculo diferencial, y formuló el Triángulo de Pascal, que ya era usado desde hacía siglos, como método de trabajo para la Teoría de la Probabilidad. Avanzó notablemente el conocimiento sobre el vacío, cuya existencia confirmó, así como sobre la presión atmosférica. Sus aportaciones supusieron una revolución en la ciencia experimental y cambiaron para siempre los procesos de laboratorio.

 

4. Johannes Kepler

Johannes Kepler Kopie eines verlorengegangenen Originals von 1610

¿Quién era?
El científico alemán Kepler vivió entre 1571 y 1630, es decir, a caballo entre el Renacimiento y el Barroco. Fue astrónomo del emperador Rodolfo II, sustituyendo en el cargo al danés Tycho Brahe. A diferencia de la mayoría de científicos de esta lista, no procedía de una familia especialmente rica. Su madre fue acusada de brujería y su padre era mercenario. A pesar de que haber nacido en esa familia no presagiaba una carrera científica, al parecer el interés por el cielo le vino precisamente de sus padres. Tuvo una vida bastante errante, sufriendo persecución por ser protestante y, además, padeciendo una salud muy frágil durante toda su vida.

¿Por qué es importante?
Probablemente sea el astrónomo más importante de la Edad Moderna junto con Copérnico y Galileo. La mayor parte de su trabajo se centró en los planetas y el Sistema Solar, enunciando sus famosas Leyes. Se dio cuenta de que las órbitas de los planetas eran elípticas, un descubrimiento fundamental en astronomía que, sin embargo, a Kepler le causó una gran desazón, por considerar que deberían ser circulares, más “perfectas”. Este hallazgo marcó un punto de inflexión en la ciencia: un hombre profundamente creyente, como Kepler, antepuso los hechos científicos que podía observar a sus creencias previas. En 1627, tras un esfuerzo descomunal, publicó las Tabulae Rudolphine que permitían calcular las posiciones de los planetas y estrellas. Un avance extraordinario para haber sido alcanzado con los medios técnicos de principios del siglo XVII.

 

3. René Descartes

Frans_Hals_-_Portret_van_René_Descartes

¿Quién era?
No debería necesitar presentación, porque se le estudia en Filosofía en todas las escuelas. Sin embargo, muchos estudiantes le ven sólo como filósofo, pasando por alto el papel fundamental de Descartes como padre de la geometría analítica. Hay que recordar que en la época barroca filosofía y ciencia eran, esencialmente, la misma materia. Descartes procedía de una familia de la baja nobleza y no pasó especiales apuros en su vida. Esto le proporcionó unas muy sólidas bases educativas. Bases que en seguida él mismo se encargaría de poner patas arriba, dudando absolutamente de todo.

¿Por qué es importante?
Hablando estrictamente de su aportación científica, Descartes es el padre del método científico tal como lo entendemos. Esto no significa que fuese el primero en buscar el rigor metódico en la ciencia, sino que fue el primero en consolidar unas reglas básicas para la búsqueda de la verdad en el conocimiento. En cierto modo, si hoy existe un campo de conocimiento que llamamos “ciencia”, se lo debemos a Descartes. Estaba muy al corriente de todos los avances científicos de su tiempo, especialmente en física y matemática. En este último campo su aportación fue crucial, como padre de la geometría analítica. Los escolares de todo el mundo le recuerdan cuando trabajan con las Coordenadas Cartesianas, aunque muchos no lo sepan. Un gigante del conocimiento que sentó las bases para la ciencia como disciplina del saber.

 

2. Galileo Galilei

Galileo.arp.300pix

¿Quién era?
Como en el caso de Kepler, Galileo vivió a medias entre el Renacimiendo y el Barroco (1564-1642). Era el hijo mayor de Vincenzo Galilei, un reputado músico y teórico, con quien compartió su interés por la matemática. Curiosamente, estaba muy poco interesado en la ciencia de su tiempo, al considerarla llena de errores, y no dudaba en criticar ferozmente a los profesores en su conjunto, porque desdeñaban la práctica para centrarse exclusivamente en la teoría. Con esa maña para hacer amigos, no sorprende que luego pasase apuros cuando sus descubrimientos trastocaron el sistema de creencias de su época. Se había creado demasiados enemigos y acabó por tropezar con toda la fuerza de la Inquisición, que le condenó en 1633. Vista con ojos actuales, la condena de Galileo le ha dado un gran prestigio como científico, convirtiéndole en una especie de “santo” laico. Pero en su época, el estigma de ser condenado por la Iglesia le complicó mucho la vida.

¿Por qué es importante?
La gran aportación de Galileo a la ciencia fue la experimentación. Rompiendo con la tradición de la ciencia pura, que hasta entonces se había dedicado a reflexionar teóricamente pero sin demostraciones prácticas, él buscaba probar sus teorías a través de experimentos. Un listado de sus logros sería casi infinito, pero podemos mencionar algunos de los más relevantes. Fue el principal valedor del Copernicanismo, defendiendo el movimiento de los planetas alrededor del Sol. Hizo abundantes observaciones astronómicas, gracias a su invento más universal: el telescopio. Descubrió gran cantidad de cuerpos celestes, como los cuatro satélites galileanos de Júpiter. También descubrió las montañas de la Luna, las fases de Venus y las manchas solares. Consiguió ver “algo raro” en Saturno, pero no llegó a ver que eran anillos porque su telescopio no daba para más (sería Huygens quien los viese con claridad, medio siglo después). Galileo no sólo se dedicaba a mirar las estrellas, sino que también hizo aportaciones capitales a la mecánica clásica y las leyes del movimiento. Si Newton no hubiese nacido, él sería el número uno indiscutible de esta lista.

 

1. Isaac Newton

Sir_Isaac_Newton_by_Sir_Godfrey_Kneller,_Bt

¿Quién era?
Newton (1643-1727) se dedicó en vida a prácticamente todas las ramas del saber, poniendo especial interés en la teología. Era un hombre profundamente religioso y, curiosamente, su pensamiento cristiano le ocupó mucho más tiempo que sus trabajos científicos. A diferencia de la mayoría de nombres en esta lista, nació en una familia humilde de campesinos y tuvo una infancia francamente complicada, no llegando a conocer a sus padres. Fue lo que hoy llamaríamos un adolescente conflictivo. Que Isaac Newton llegase a ser quien fue es todo un logro de la escuela primaria inglesa del siglo XVII. Además de ser especialmente bueno peleándose con sus compañeros, destacaba por su inusual ingenio para mecánica. Llegó a estudiar en Cambridge, pero las clases le interesaban poco y faltaba a menudo porque prefería estar en la biblioteca. En resumen, todo un enfant terrible que acabaría por convertirse en el científico más deslumbrante.

¿Por qué es importante?
Es imposible resumir la importancia de Isaac Newton, posiblemente el científico más importante de toda la historia de la humanidad. Fue un pionero absoluto en la mecánica de fluidos, en la óptica, en el cálculo diferencial y en el estudio del sonido. Pocos campos de estudio escaparon a su abrumadora inteligencia científica. Entre muchas otras leyes que enunció destacan con nombre propio las Leyes de Newton sobre el movimiento, que sirven de marco para la mayor parte de problemas básicos de la mecánica. Obviamente, los avances por los que más crédito se le reconoce son sus estudios de física relacionados con la gravedad, momento cumbre de la Revolución Científica cuya trascendencia se ha ido confirmando en los últimos siglos de avances y que todavía será mucho más importante para la ciencia del futuro. Un hombre del barroco cuyas leyes científicas siguen siendo la base de trabajo en la era espacial.

 

– Todas las imágenes proceden de Wikipedia –